Archives

Calendar

June 2022
M T W T F S S
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Sharanagati

Collected words from talks of Swami Tirtha




Pasado, presente y futuro – éstas son las variables condiciones  en las que se encuentran los seres vivos. Por lo tanto, hay una constante. ¿Cuál es? Al fijarnos en la existencia – presentada como comienzo, duración y fin – sí que hay una constante pero, ¿y cuál precisamente es? Veamos como ejemplo el cuerpo – hemos nacido, vivimos y morimos pero hay algo que permanece invariable. ¿Qué es lo que permanece invariable? Es el alma. ¿Y cómo  podemos sentir el alma? ¿Cómo podemos percibirla? Podemos identificar el alma por sus señales. ¿Qué señales podemos ver?
Es cierto que la vida existe, pero ella, la vida no puede sentir, no puede entenderse  a si misma. Debe haber algo más y esto es la mente. La mente es capaz de investigarse a si misma. Debe existir alguien que busque  y que aspire a comprender. Y si existe la mente, ella puede ver, puede observar su propio manantial – la existencia. En cierto sentido podemos afirmar que la existencia es el pasado de la mente, de la conciencia. Y si la existencia es el pasado de la conciencia, entonces, ¿cuál es su futuro, cuál es el objetivo de la conciencia? Es adquirir conciencia de lo que es el alma. ¿Y qué es lo que ocurre entonces? Volvemos a Dios. ¿Y en qué estado anímico volvemos? ¿Acaso entráis huraños en Goloka Vrindavana? ¿O tal vez entráis tristes y agriados?
Bueno, no sabemos cómo vamos a acceder al cielo espiritual. Debéis averiguarlo. Porque en el “Bhagavad-gita” se dice que este proceso hay que practicarlo con felicidad. Susukham kartum avyaya –  este proceso hay que practicarlo con beatitud.  De tal modo llegaremos más cerca de  la beatitud inicial del alma. Podemos afirmar que el futuro o el objetivo de la conciencia es la beatitud, la anandam. Sat  es la existencia  – es nuestro pasado, nuestro manantial. Nuestra identidad –  la chit – la conciencia está buscando sus orígenes, su ser, su objetivo. Y el objetivo de la conciencia es la beatitud, la felicidad, lo que llamamos anandam.
Sat  es la existencia –   es nuestro pasado, nuestro manantial. Nuestra identidad, la chit – la conciencia está buscando sus orígenes, su ser, su objetivo. Y el objetivo de la conciencia es la beatitud, la felicidad, la anandam.
Todo esto pone en evidencia las distintas gradaciones, los pasos a seguir en la evolución espiritual. Y  en primer lugar nos identificamos como conciencia y mente  – pienso luego existo – como lo ha afirmado Descartes: “Cogito ergo sum”.
“Pienso luego existo” – es la declaración de los llamados materialistas – positivistas.
“Cogito ergo sum – Pienso luego existo ”. Y después da varios siglos basados en este lema, ¿cómo lo han transformado? Ya es: “Dubito ergo sum – Dudo luego existo.”En dirección orientada hacia lo material. Os identificáis con la duda en la esencia de las cosas.
Solamente imaginad  qué identificación es ésta en : Dudo luego existo. Es decir – ésta es mi naturaleza, soy así – dudo soy duda. Soy un  gran signo de interrogación. Es por esto que no me planteo la cuestión vaishnava tilaza como es debido sino como un signo de interrogación. Esta es mi identidad. Esta es mi sampradaya – el signo de interrogación.
De todos modos la conciencia es nuestra identidad, tal y como podemos percibirla. Por esto la búsqueda es conciente, también la búsqueda del comienzo es un procedimiento  intelectual. Si nos volvemos hacia atrás aspirando en encontrar el manantial, revelar el pasado nuestro, entonces debemos recurrir a nuestra inteligencia  y a nuestro razonamiento. Este es el modo de comprender la existencia. ¿Y cuál es el modo de comprender la ananda?¿ Acaso debemos aplicar el mismo método racional?
O, ésta es una cuestión poética. El mismo método no funcionaría ya que la ananda es irracional.¿Qué procedimiento utilizaremos entonces?¿ Qué método podemos aplicar para investigar el futura y el objetivo de la conciencia?
Pues yo diría que debemos buscar nuestro objetivo usando nuestra fe. Aplicando la fe como método de investigación alcanzaremos nuestra meta, llegaremos a nuestro objetivo. Encontraremos la felicidad espiritual.
Por medio del procedimiento intelectual podemos adquirir una cierta comprensión de la existencia  pero no del modo de adquisición. De modo que debemos ser suficientemente inteligentes para darnos cuenta que el camino a seguir no es éste. Para la adquisición  y para alcanzar – lo que nos hace falta es la fe, solamente la profunda fe será el procedimiento a aplicar para comprender lo que es felicidad y lo que es beatitud. Y cuando cantemos alabando con fe los nombres de Dios, nuestra conciencia se transformará determinadamente. Es el efecto de la alfombrilla mágica.  Os sentáis encima y al comenzar a cantar  una  mantra, os ponéis a volar. Ella os llevara sin tardar a otro nivel de conciencia.
Esta es la plenitud de la existencia – la ananda. Podemos decir que la adquisición suprema  de la existencia es la conciencia y la emoción suprema para la conciencia es la beatitud. Aspirad siempre a permanecer en compañía de devotos dedicados, dedicaos  al servicio, tratad de seguir las instrucciones de vuestros maestros espirituales, alabad  a Dios y ya veréis el resultado.

Pasado, presente y futuro – éstas son las variables condiciones  en las que se encuentran los seres vivos. Por lo tanto, hay una constante. ¿Cuál es? Al fijarnos en la existencia – presentada como comienzo, duración y fin – sí que hay una constante pero, ¿y cuál precisamente es? Veamos como ejemplo el cuerpo – hemos nacido, vivimos y morimos pero hay algo que permanece invariable. ¿Qué es lo que permanece invariable? Es el alma. ¿Y cómo  podemos sentir el alma? ¿Cómo podemos percibirla? Podemos identificar el alma por sus señales. ¿Qué señales podemos ver?Es cierto que la vida existe, pero ella, la vida no puede sentir, no puede entenderse  a si misma. Debe haber algo más y esto es la mente. La mente es capaz de investigarse a si misma. Debe existir alguien que busque  y que aspire a comprender. Y si existe la mente, ella puede ver, puede observar su propio manantial – la existencia. En cierto sentido podemos afirmar que la existencia es el pasado de la mente, de la conciencia. Y si la existencia es el pasado de la conciencia, entonces, ¿cuál es su futuro, cuál es el objetivo de la conciencia? Es adquirir conciencia de lo que es el alma. ¿Y qué es lo que ocurre entonces? Volvemos a Dios. ¿Y en qué estado anímico volvemos? ¿Acaso entráis huraños en Goloka Vrindavana? ¿O tal vez entráis tristes y agriados? Bueno, no sabemos cómo vamos a acceder al cielo espiritual. Debéis averiguarlo. Porque en el “Bhagavad-gita” se dice que este proceso hay que practicarlo con felicidad. Susukham kartum avyaya –  este proceso hay que practicarlo con beatitud.  De tal modo llegaremos más cerca de  la beatitud inicial del alma. Podemos afirmar que el futuro o el objetivo de la conciencia es la beatitud, la anandam. Sat  es la existencia  – es nuestro pasado, nuestro manantial. Nuestra identidad –  la chit – la conciencia está buscando sus orígenes, su ser, su objetivo. Y el objetivo de la conciencia es la beatitud, la felicidad, lo que llamamos anandam. Sat  es la existencia –   es nuestro pasado, nuestro manantial. Nuestra identidad, la chit – la conciencia está buscando sus orígenes, su ser, su objetivo. Y el objetivo de la conciencia es la beatitud, la felicidad, la anandam.Todo esto pone en evidencia las distintas gradaciones, los pasos a seguir en la evolución espiritual. Y  en primer lugar nos identificamos como conciencia y mente  – pienso luego existo – como lo ha afirmado Descartes: “Cogito ergo sum”. “Pienso luego existo” – es la declaración de los llamados materialistas – positivistas.“Cogito ergo sum – Pienso luego existo ”. Y después da varios siglos basados en este lema, ¿cómo lo han transformado? Ya es: “Dubito ergo sum – Dudo luego existo.”En dirección orientada hacia lo material. Os identificáis con la duda en la esencia de las cosas. Solamente imaginad  qué identificación es ésta en : Dudo luego existo. Es decir – ésta es mi naturaleza, soy así – dudo soy duda. Soy un  gran signo de interrogación. Es por esto que no me planteo la cuestión vaishnava tilaza como es debido sino como un signo de interrogación. Esta es mi identidad. Esta es mi sampradaya – el signo de interrogación.
De todos modos la conciencia es nuestra identidad, tal y como podemos percibirla. Por esto la búsqueda es conciente, también la búsqueda del comienzo es un procedimiento  intelectual. Si nos volvemos hacia atrás aspirando en encontrar el manantial, revelar el pasado nuestro, entonces debemos recurrir a nuestra inteligencia  y a nuestro razonamiento. Este es el modo de comprender la existencia. ¿Y cuál es el modo de comprender la ananda?¿ Acaso debemos aplicar el mismo método racional? O, ésta es una cuestión poética. El mismo método no funcionaría ya que la ananda es irracional.¿Qué procedimiento utilizaremos entonces?¿ Qué método podemos aplicar para investigar el futura y el objetivo de la conciencia?Pues yo diría que debemos buscar nuestro objetivo usando nuestra fe. Aplicando la fe como método de investigación alcanzaremos nuestra meta, llegaremos a nuestro objetivo. Encontraremos la felicidad espiritual.Por medio del procedimiento intelectual podemos adquirir una cierta comprensión de la existencia  pero no del modo de adquisición. De modo que debemos ser suficientemente inteligentes para darnos cuenta que el camino a seguir no es éste. Para la adquisición  y para alcanzar – lo que nos hace falta es la fe, solamente la profunda fe será el procedimiento a aplicar para comprender lo que es felicidad y lo que es beatitud. Y cuando cantemos alabando con fe los nombres de Dios, nuestra conciencia se transformará determinadamente. Es el efecto de la alfombrilla mágica.  Os sentáis encima y al comenzar a cantar  una  mantra, os ponéis a volar. Ella os llevara sin tardar a otro nivel de conciencia.Esta es la plenitud de la existencia – la ananda. Podemos decir que la adquisición suprema  de la existencia es la conciencia y la emoción suprema para la conciencia es la beatitud. Aspirad siempre a permanecer en compañía de devotos dedicados, dedicaos  al servicio, tratad de seguir las instrucciones de vuestros maestros espirituales, alabad  a Dios y ya veréis el resultado.



Comments are closed.