Calendar

August 2019
M T W T F S S
« Jul    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Sharanagati

Collected words from talks of Swami Tirtha




milk-miracle

En realidad, este canto es el himno de los devotos casados,  diciendo: “Manasa deho geho” –  a Ti lo dedico todo – mi mente, mi cuerpo, mi casa. A pesar de que éstas sean las tres principales expansiones que poseemos y protegemos. El cuerpo es instrumento básico para llegar a adquirir todas las posibilidades de gozar en esta vida. Lo que no podéis alcanzar por medio del cuerpo, podréis alcanzarlo en la mente. Y todo lo que llegáis a alcanzar por medio de  cuerpo y mente se manifestará en vuestra casa. Entonces toda la afición irá dirigida a estos objetivos. La casa no es un apartamento vacío sino está llena de vida. Allí están esposo o esposa, hijos, allí están  televisor y todo tipo de dispositivos modernos. Toda mi afición está allí. ¿Con qué frecuencia pensáis en la casa y en los seres queridos? Muchas veces, cada segundo pensamiento se dedica a ellos cuando no se les dediquen todos nuestros ímpetus. Por suerte Krishna llega a veces disfrazado en un niño y entonces podemos dirigir nuestra afición familiar a  Él. Ya veis la cantidad de energía y atenciones que necesita un nene. En realidad los niños exigen mucho. En práctica lo requieren todo.  Ya llegarán a  límite posible, más allá de lo que estáis esperando. A pesar de todo llegaréis a arreglároslas. Os las arregláis a causa de una energía muy especial y ella se llama… ¿cómo? Se llama afección, se llama amor.

Siempre que tengáis  vuestra paz familiar en lo de “yo, mi casa, mi esposa, mis hijos,”, y que de repente aparezca una persona ajena en la familia, aparecerá  allí vaishnava-tattva, penetrará serpenteando y a veces entrará también   guru-tattva y ya comenzáis a tener otro hijo que lo reclama todo, ¿verdad?  En práctica, lo requiere todo. ¿Cómo llegar a arreglárselas, cómo llegar a satisfacer las exigencias   de  vaishnava? Sólo por medio de una energía muy especial y ella se llama… ¿cómo?

Manjari: ¡Amor!

Tirtha Maharaj: Ayer hemos estado discutiendo una cuestión y un tema muy importante. ¿Qué deben hacer los que están ocupados en actividades diarias? Es muy bien estar y seguir  hablando de perfección, prácticas espirituales y del éxtasis de la vida espiritual pero ¿qué decir del lunes por la mañana? Si deseamos ser realistas, ello suena como una actividad espiritual  del tipo fin de semana: “En otros casos estoy ocupado de otras actividades pero de vez en cuando puedo poner cierta atención en las prácticas espirituales.”  Un nene no estará satisfecho con recibir su leche solo en los fines de semana  o de vez en cuando, con tal que yo tenga tiempo libre. No, el nene luchará por ello, lo reclamará. Si no llegáis a satisfacerlo, llorará y gritará. ¿Entonces, y Dios? ¿Estáis listos a dar vuestra leche, vuestro amor dedicado a  Él?

Hace unos años comenzó a ocurrir el llamado Milagro de la leche. Creo que ocurrió en un templo de Delhi. De repente Ganesh se puso a beber leche. ¿Y qué ocurrió? En práctica Delhi se paralizó. Bancas, oficinas – todas ellas cerraron puertas y la gente se precipitó a los templos formando largas colas y todos traían leche. Fue un gran problema en  ciudad que abrita varios millones de habitantes y en la que toda actividad está parada puesto que cada uno quiere dar su ofrenda de lecha a Ganesh. Luego el milagro creció igual que un incendio indomable ya que Ganesh se puso a beber leche en otros templos. En Londres un escéptico declaró: “Sabéis, yo soy ateísta, soy contable y sin embargo, la gente dice  que hay un milagro. Debía ir por lo tanto y por Dios he traído leche.” Un entrevistado respondió a la pregunta: “¿Qué opina Usted del milagro?” Aquel fulano dijo: “Tal vez los Dioses estén sedientes por nuestra atención.” Era el milagro de la leche – a veces ellos también lloran reclamando leche.

Naturalmente las autoridades científicas en India se pusieron a analizar y explicar el milagro. Dijeron que la piedra de la que habían tallado las  murti de las divinidades  tenía  construcción especial que absorbía la leche. ¡Imaginad pues como el “enorme”  murti de Ganesh absorbe libras de leche! ¿Y qué decir de los murti de metal? De modo que esta explicación científica suena como un milagro. A vosotros de decidir  en qué milagro podéis fiar – en el científico o en el real.

Sea como fuere, volvamos a la cuestión, ya que  a veces los supremos también necesitan vuestra energía, también necesitan vuestra leche, también requieren vuestra atención.



Leave a Reply