Archives

Calendar

June 2022
M T W T F S S
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Sharanagati

Collected words from talks of Swami Tirtha




(Conferencia de B.K. Tirtha Maharaj, el 26.11.2006, Sofía)

Krishna tiene requisitos elevados que no se pueden satisfacer con poco. El exige todo. Por lo tanto es  suficientemente paciente para ayudarnos a comprenderlo. Recordad cómo a principio  simplemente os pide a sacrificar para El un poco de agua, una flor, una fruta…  Esta religión resulta económica. Resulta muy barata.
Poco de agua por Dios – ¡vale“¡O, esto sí que puedo permitírmelo ! Un poco de agua por Dios – ¡vale! No es gran cosa. Esto sí que me conviene, no es una religión que cueste mucho. ”
Pero luego, en el verso siguiente, recordad qué es lo que El pregona: “Y todo el resto…” He oído decir que vuestro líder aquí, Todor Zhivkov  solía usar un gesto específico con las palmas de las manos, ¿no? Pues lo ha aprendido de Krishna:  Primero dice: „ Un poquito de agua”;  y luego agrega:  „Y todo lo demás – cualquier cosa que hagas, cualquier sacrificio  que asumas, cualquier regalo que ofrezcas , todo lo que tengas – simplemente tienes que darlo, entregarlo a Mí!” El es así, os ayuda a dar. Por esto Le llaman Hari – es el que recoge. El nos quitará todas nuestras…no precisamente nuestras posesiones sino nuestras aficiones, nuestros apegos.
En este asunto Krishna tiene un buen asistente, lo llaman guru.. Había una vez un grupo de devotos – en efecto se trata de unos hermanos míos,  hermanos espirituales. Vivían en una granja y como sabéis los jóvenes tienen un apego para los coches. En fin de cuentas se compraron un  „Volga” – de los viejos modelos, pura lata que ni podía circular. Y durante todo el tiempo el puja se encontraba alrededor de este carro, todos adoraban el vehículo – ojalá se ponga en marcha algún día. La semana siguiente vino el Gurudev* , vino pues  y se dio cuenta que se habían comprado un coche.
Entonces, el dijo sin tardar: “¿ Qué? ¿Un coche en la granja? ¡Vendedlo enseguida!” Más tarde vino de nuevo, había pasado cierto  tiempo y ellos debían trabajar, de modo que de nuevo compraron un  coche – otro „Volga”  pero éste por lo menos  funcionaba. Entonces Gurudev vino de nuevo y dijo: “¡¿Qué?! ¡¿Un „Volga”?! ¿Porqué no os compráis un  coche mejor?”
¿Porqué? Porque la primera vez se trataba de un apego: “O, necesitamos sin falta un carro!!” La segunda vez se trataba de falsa humildad: “Bueno pues, un  „Volga” puede sernos útil.” Es por esto que viene el  guru y dice de modo tajante  cortando todas las ideas falsas  – sean ideas debidas a un apego o a una falsa humildad. Exactamente como lo haría el mismo Krishna: en un principio es mus atento contigo y después te ayuda a mejorar y  calificarte.
Resulta fácil cuando tienes la actitud de dar y entregar y cuando dicha actitud se manifieste desde el principio en el devoto. Y no es preciso dar  y entregar físicamente. Cuando estés dispuesto a hacerlo – el juego se ha terminado, la lección queda aprendida. Es exactamente como el caso de Vasudeva – ¿qué es lo que hizo él cuando nació Krishna? Hizo un don de  un millón de vacas – lo hizo en su mente. Porque cuando nace un hijo, los padres regalan fortunas. Hacen dones a los bramines, a los miserables, porque el momento es favorable. Pero viviendo en la cárcel, él realmente no tenía acceso a sus vacas y por esto,  ¿qué es lo que hizo? Hizo un don en su mente.
Podemos decir: „¡He aquí de nuevo algo muy económico! ¡ Es lo que hace falta! Basta con hacer un don en la mente. Como valor da igual. Con que puedo guardar mis vacas para mí. Por otra parte en mi mente soy muy generoso.”  Entonces me di cuenta hasta qué punto había degenerado la citación. Creo que comprendéis – los indios saben muy bien lo que significa hacer un don: “Es mi deber. No lo hago por otra persona, es por mi bien.”
Una vez conocí a una familia – el esposo era indio y la esposa era húngara. Ellos acudieron al templo pero antes de emprender el viaje llevaron consigo un poco de arroz, una que otra cosita para regalar y para hacer un don – más tarde la mujer me contó todo eso. Yo estaba charlando con el  esposo,  nuestra conversación resultó muy amena y ya estaban a punto de irse. Cuando salieron del aposento, la mujer le dijo a su marido: “Aquí está el don que querías hacer.” Entonces él replicó: “¡Qué va! Será mejor que no hagamos el don. Pues, ¡este hombre aquí  no necesita nada!” ¡Me he quedado asombrado de la agilidad de su mente! ¡Asombrado y sin poder decir ni una palabra!
¡No debéis tener una mente tan especulativa! Si una vez habéis  dicho o prometido algo, si habéis ofrecido: „Esto es para ti.”   – pues  debéis cumplir con lo dicho. Si una vez habéis dicho: “Mi casa es Tuya, al igual que mi cuerpo y mi mente son Tuyos.” – pues, ¡hacedlo! ¡No debéis  engañar!
Es bueno recibir, es dulce recibir algo. Más dulce es dar, regalar. Hacer feliz a alguien – ésta sí que es la verdadera felicidad. Y si lo haces con un pequeño sacrificio, con  tan poca devoción que fuese, podemos hacer feliz a Krishna  y entonces el universo entero será feliz.
Así debemos seguir yendo – paso a paso. Debemos llegar primero a la posición de dar y regalar. Y se recomienda: aunque seas tan  pobre que no tuvieras en tu posesión nada de nada, puedes dar por lo menos un poco de ceniza. Que ceniza puede dar cualquiera.¡Debes dar a algo! Da tu tiempo. Da tu atención. Krishna Bhakti no es cuestión de dinero. Dale  algo por poco que sea a El. De este modo debemos entender que no queremos guardar algo para nosotros.  Y si el proceso resulta  bueno, en fin de cuentas podemos entregarle todo lo que tengamos. Los vaishnavas, las escrituras, los  gurus nos lo enseñan. Imaginad que  el  guru viene y dice:  “ Ahora debes sacrificarlo todо y debes dedicar tu vida  completo , debes negarte ahora mismo  de  todas tus aficiones y de los apegos materiales!” Pues viene de golpe y dice todo esto – ¿Acaso puedes, acaso podéis hacerlo? Con más probabilidad, no podremos hacerlo. Bueno, no conozco vuestras aptitudes, yo no lo podría realizar. Por esto hay que seguir un proceso paulatino y progresivo. Viene el guru y te dice: „ Tienes que decir mantras con tantos y otros tantos  turnos del rosario. O puede decirte: “Lava el suelo. Corta leña, trae agua. ” Esto sí que podemos hacerlo! Es un proceso de entrenamiento: Cuando el guru nos  diga algo, debemos responder:  „¡Sí!” Por difícil que nos resulte, debemos responder: „¡Sí!”
Porque si al final él nos dice: “Y ahora debes abandonar todas tus afecciones, todos tus apegos.”, Entonces responderemos: „¡Sí!” – Verdad, hemos entrenado a responder „¡Sí!” y a cumplir con las faenas. De modo que el gururesulta ser un buen entrenador que nos empuja a cumplir de lo mejor. Se acerca la Olimpíada y debemos estar en excelente forma.
Dar es alegría, es gozar. El sacrificio es alegría, es gozar  – así lo afirma Shrila Shridhara Maharaj. ¡La  sentencia es bellísima!¡El sacrificio es alegría, es gozar!

*B.A.  Narayan Maharaj



Comments are closed.