Sharanagati

Collected words from talks of Swami Tirtha




family

Pregunta: Gurudev, Usted ha mencionado que nuestro objetivo final y definitivo es volver a Dios pero ahora nos encontramos en la esfera material, tenemos numerosas obligaciones y quehaceres. Nuestra básica obligación es por nuestra familia y para cumplirla se necesita cierta afección…

Tirtha Maharaj: ¿Cierta? ¡No cierta! ¡Se requiere mucha afección! La vida familiar es para domesticar y amansar los animales salvajes. Todos ellos, viviendo en lugares inhabitados, en la selva, aparentemente son incapaces de expresar amor, deben formar parte de una familia – para llegar a ser algo más mansos, más tiernos, más atentos. La vida familiar es como entrenamiento de formación. La gente debe estar ocupada. La vida familiar es una buena ocupación, un buen empleo para unos cincuenta años y en práctica sin días feriados. Es un período de embridar y amansar. Tenéis tantos impulsos, tantas erupciones emocionales que de algún u otro modo debéis dominar – esto es la familia. No se trata de cierta afección sino que necesitamos mucha afección para llegar a dominarnos y llegar a tolerar a los demás que también se encuentran en proceso de amansamiento.

Pregunta: Si comprendo correctamente, el deber de la familia tiene un comienzo y un final y cuando llegue el plazo final, la afección ya estará allí, ¿y qué es lo que pasa con esta afección? ¿Habrá que abandonarla o qué es lo que ocurre con ella luego de haber concluido el período del deber?

Tirtha Maharaj: No, no. Sólo los animales salvajes ignoran a quién pertenece su conexión emocional. Siempre que vuestro compañero os ayude a comprender que todos vuestros sentimientos pertenecen al Supremo, ya comprenderéis y vais a alcanzar el objetivo todavía en el proceso de la práctica. No se trata de emprender una práctica y de renunciar después y luego alcanzar algo distinto -¡no! Entretiempo iréis recorriendo vuestro camino. Mientras estéis practicando ya comprenderéis cómo consagrar el recorrido a Dios.

Tomemos como ejemplo un matrimonio mal logrado. La mayoría pensará en un matrimonio bien logrado en el que „ mi compañero me ayuda a comprender que todos mis sentimientos pertenecen a Dios”. Y sigue predicando cariñosamente: „Оh, querido/querida, ya sabes que toda mi afección pertenece al Supremo.” Y qué es lo que pasa en un matrimonio mal logrado en el que mi compañero me rechaza durante todo el tiempo: „Vengo con un ramo de flores y ella me da patadas en el culo”. Creo que comprendéis lo que tengo en vista. También en este caso vuestro compañero os ayudará a comprender que no hay que adorar al ser humano con sus emociones sino al Supremo. ¿Qué es lo que adoramos en los seres humanos? – es la chispa divina, es lo de atma y paramatma. ¿Y qué es lo que adoramos en el Supremo? Es Su aspecto humano, es que Él es tan cariñoso, que se nos acerca tanto. Entonces, mientras se desarrolla el proceso de purificación de la mente, poco a poco la imagen irá aclarándose. Ya recordáis aquella mantra mágica que llegará a realizar vuestra suerte. ¿La recordáis? ¿Queréis volver a escucharla? Por lo tanto pido que no escuchen a los que mantengan ambiciones materiales. Esta fórmula mágica es: „Mi amado Dios, ¡desde hoy soy Tuyo!” Con tal que lo estéis pensando, ocurrirá. „Desde hoy en adelante soy Tuyo.” En realidad, no perdemos lo adquirido, lo adquirido alcanza su realización. Es como un florecimiento.

Pregunta: Entonces, ¿qué es lo que ocurre con la persona a nuestro lado?

Tirtha Maharaj: Bueno, siempre que nuestro compañero haya llegado a tolerarnos durante un período de cincuenta años, llegará a ser un puro devoto. Inmediatamente se unirá pues a Goloka, Vaikuntha. Por favor, sed muy agradecidos a vuestro compañero, siempre que, de vez en cuando, éste os cause algún que otro mal de cabeza. Éste es el camino a recorrer para llegar a ser una persona sagrada, un santo.

 



Leave a Reply