Sharanagati

Collected words from talks of Swami Tirtha




Como ya sabéis el orgullo es característica natural de la naturaleza humana, del carácter humano. La gente se enorgullece con cualquier cosa, con lo que posee o no posee.

. “He logrado realizar algo.” – por ello se sienten orgullosos. “He logrado renunciar de algo.” – también se sienten orgullosos. Aprovechamos de cualquier necedad para sentirnos orgullosos. “Yo sé algo.” – por ello sientes orgullo. “¡Yo no sé nada!” – bueno esto no puede ser razón de cualquier orgullo. La gente suele formar y tomar parte de grupos de vanguardia, grupos de élite. Cuando os ponéis a investigar o cursar estudios de ciencias espirituales éste podría ser el modo a tomar parte de una élite espiritual. Por el hecho de saber mucho. Cuando uno es persona activa y cuando obra celosamente puede llegar a formar parte de élite espiritual. Entonces, los vaishnavas, los bhakta, también deberían formar un grupo de élite, ¿no es cierto, qué pensáis?

Alguien: Sí, esto debe ser cierto. Ya que hay un verso en el que Krishna dice que cuando la Gran Personalidad haga algo, los demás seguirán su ejemplo[1].

Tirtha Maharaj: Así es. Sin embargo, la escala de medición de quién es Grande y quién no lo es…Creo que hay una leve diferencia entre escala mundana y escala espiritual. En el mundo material evalúan y valoran la potencia de tu coche. Si es suficientemente importante, tú también lo eres, también tienes importancia, ¿no? También sirve de medida tu cuenta de Banco etcétera. Cuando encuentres un puro devoto dedicado – te das cuenta que él no tiene coche, ni cuenta de Banco, ni poder, nada… ¿Y cuál es entonces su mensaje?

“Sé humilde, sirve incondicionalmente a Dios, no esperes nada en cambio…” ¡¿Quién seguiría tal mensaje?! Talvez nuestras prioridades sean bastante diferentes de las prioridades mundanas. No hay que olvidar que ahora estamos en Kali-yuga – estamos afuera. ¡Allí, afuera está Kali-yuga por excelencia! ¡Kali-yuga no está aquí! Ni tampoco Satya-yuga; el cielo espiritual. Nos hemos reunido a base del principio de la devoción. Estamos aquí porque aspiramos ser verdadero grupo de élite.

Y no se trata de élite con cuentas de Banco, ni con coche Mazeratti. Ni siquiera élite de la ciencia espiritual. No, los bhakta a lo mejor deben llegar a ser élite de las emociones. Debemos ser capaces a sentir a Krishna – en la medida de nuestras capacidades debemos dedicarnos al servicios a El, ofrecerLe lo que estemos listos a darLe, incluso lo que queríamos guardar para nosotros mismos. Nuestra unidad de medición para llegar a ser grupo de élite es una sola y única – la devoción dedicada que podemos ofrecer a Krishna.

En realidad ése es el mensaje del último verso[2] – no importa si la búsqueda es directa o indirecta, debéis seguir buscando hasta hallar ya que se ha dicho que quien busca, halla. Y no hay que pararse antes. Hay que llegar más allá de los límites. Debemos practicar devoción dedicada hasta el extremo límite. Y no hay que practicar poca devoción y luego esperar algo muy grande. Al contrario – servicio completo, plena dedicación y ningunas esperanzas. Ya lo sabéis: cuando no haya esperanzas no habrá decepción.

Se ha dicho: ni por explicaciones científicas, ni por adentramiento y penetración profundizados, ni tampoco por audición o atención podremos alcanzar a Dios. A El alcanzarán tan sólo los que El llegue a eligir. En fin de cuentas dependemos de Su elección. Por lo tanto El se revelará sólo a los electos. Se les revelará tal como es. Y si pertenecéis a la élite de las emociones, podéis estar entre los electos. Debemos prepararnos para este periplo.



[1] “Bhagavad-gita” 3.21

[2] “Shrimad-bhagavatam” 2.9.36



Leave a Reply