Archives

Calendar

June 2022
M T W T F S S
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Sharanagati

Collected words from talks of Swami Tirtha




Yamuna: Maharaj, una vez ya he preguntado de algo  a Gurudev[1],  pero él no me ha respondido.

Tirtha Maharaj: ¡¿Acaso esperas que yo voy a responderte?!

Yamuna: Simplemente  voy a compartir aquí la cuestión, sin esperar respuesta. Yo he preguntado: “Gurudev, ¡¿Cómo logras a decir las cosas tal como las estás diciendo?!” Es que hace varios años he estado en la biblioteca de Gurudev, estaba hojeando sus libros y me he fijado que allí con letra muy menuda él había puesto algunas observaciones  sobre lo leído, había buscado referencias… Al igual de lo que se hace en el Internet. En aquel  entonces había pensado: „ ¡Dios mío! Si Gurudev se había estado preparando de este modo sobre shastra, ¡¿qué es lo que me cabe o que tendría que  hacer yo?!”

Tirtha Maharaj: ¡Adorar! Es lo que cabe hacer ya que Bhakti no es simplemente comprensión intelectual, es un cambio realizado en el corazón. Y a veces la inteligencia es gran obstáculo para el adelanto espiritual. Existen pues dos caminos: uno del cerebro y otro del corazón. Hay un tipo especial de meditación que se llama meditación de corazones gemelos. No se trata por lo tanto de buscar y encontrar el pareja -gemelo en el exterior y luego de ponerse a meditar juntos. No, debes hallar tu propio hermano gemelo interior. En efecto esto es ligar corazón y mente. Razonar en un cierto grado el corazón y dejar harta de cordialidad tu mente. Es un lazo interno. No es una  pseudo esquizofrenia espiritual sino es una unión íntima entre buena mente y buen corazón. Todos sabemos que las cosas verdaderas son visibles por el corazón. No olvidéis de cultivar el corazón. ¿Y cuál es el punto de vista del corazón?  Es la confianza. Debemos confiar en lo que estamos haciendo. Debemos confiar en nuestros maestros. Debemos confiar en  nuestro Dios. Y debemos confiar siquiera un poquito en nosotros mismos: “¡Sí, lograré a  salir del paso! Si no por  mis propias fuerzas, por la Gracia Divina…”

Por ello, ¡Tened visión de corazón! En fin de cuentas éste es el modo de comprender algo. Como sabéis, una vez hemos dado la bienvenida a Sadhu Maharaj. Era con motivo de un evento, de una conferencia y se planteó el tema de  „Vedanta Sutra” Mientras viajábamos él me pidió: “¿Me puedes leer algo de esta „Vedanta Sutra”?  Después de haberle  leído media página  me  dijo: “Ya basta.”. El texto era demasiado teórico para él. Y luego se puso a dar conferencia en las ondas de rasa, sobre la dedicación  hacia Shri Guru  diciendo „Mi maestro espiritual era esto y aquello” y  „El canto al Nombre santo es esto y aquello”…

Ya que ¿cuál es la conclusión de „Vedanta Sutra”? Es: „ Los que logran a  hallar la perfecta comprensión  no regresan”   Logran pero no regresan. Muy sencillo. ¡Esta es la conclusión! Cuando alcancemos a comprender un solo verso no hace falta leer toas las 555 shlokis. Los que alcanzan no regresan. Al haber memorizado este único verso podréis poneros a  enseñar „Vedanta Sutra” Y si alguien os examina con testo: “¿ Habéis cursado „Vedanta Sutra” ? Sólo con responder: „ ¡Sí! Los que logran no regresan” os afirmo que lograréis a impresionar al fulano. Pero  el lograr es posible con mucha fe. Es posible  con visión de corazón. Es posible con la confianza que dedicamos a Krishna.

 

 

Pregunta: ¿Qué es lo que se puede decir entonces del ángel caído en el contexto de esta interpretación? Porque ha logrado saber pero se ha caído a pesar de ello…

Tirtha Maharaj: El ángel caído somos nosotros. Ya veis, la vida y las distintas capas del universo son como un edificio alto, como un rascacielos. Digamos que el rascacielos tiene  cien pisos. Subir los escalones de las escaleras resulta faena difícil y por esto la gente sabia lo hace por el ascensor. En un edificio alto hay numerosos ascensores. Si en la planta cincuenta os encontráis con otro ascensor, poned atención a dónde va, si va subiendo o bajando. En un mismo nivel uno puede llevar al Diablo  subiendo y el otro lleva bajando  a un ángel  caído. Están en la misma planta pero la dirección es distinta.  De modo que  cuidado en qué ascensor estáis. Se modo muy general podemos decir que el ángel caído somos nosotros. Por esto os digo: ¡Mirad vuestras alas! ¡Dejadlas crecer! Simplemente hay que quitar el abrigo.  Y tomar vuelo.¡Volad!



[1] B.A.Narayan Maharaj



Leave a Reply