Sharanagati

Collected words from talks of Swami Tirtha




“El primer año transcurrido después de que Śrī Caitanya Mahāprabhu se había ordenado aceptando renuncio de lo material, todos los devotos dedicados encabezados por Śrī Advaita Prabhu fueron a ver al Dios en Jagannātha Purī. Luego de haber participado en la ceremonia Ratha-yātrā en el sagrado sitio Jagannātha Purī, todos los bhakti devotos se quedaron allí a lo largo de cuatro meses gozando con la mayor alegría de la compañía de Śrī Caitanya Mahāprabhu y cumpliendo el debido kīrtana (cantos y danzas).”[1]

De tal modo podemos darnos cuenta de las actividades devotas y dedicadas a lo largo de cada año. Podemos comprender en qué régimen pasaban sus cuatro meses anuales con Mahāprabhu. En su mayoría venían de Bengal a Jagannātha Purīuna distancia bastante larga que recorrían a pie en un mes. Un mes de ida, se quedan allí durante otros cuatro meses y un mes para la vuelta. Esto significa cincuenta a cincuenta, medio año dedicado a Mahāprabhu directamente y otro medio año le dedicaban indirectamente.

Asimismo comprendemos también cómo Rupa Goswami había repartido su patrimonio después de concluir su carrera mundana – de nuevo la repartición fue cincuenta a cincuenta. La mitad la repartió entre bramines y necesitados. La otra mitad la repartió en dos otras partes, dando el cuarto a sus familiares y el último cuarto lo guardo para casos de urgencia. Como era ministro de la hacienda, el patrimonio que pudo reunir era bastante grande. Sin embargo, lo dividió en dos mitades.

Ya que Shrila Prabhupada era seguidor decidido de Caitanya Mahāprabhu y de Rupa Goswami siempre estaba diciendo: ” Puesto que vais a hacer donación, hacedlo en dos mitades. La mitad de vuestro ingreso será para la misión.” ¡Imaginadlo pues! Suena que se exige bastante. He leído artículos en periódicos de vaishnava que se refieren a las modalidades de comprender lo de ” cincuenta a cincuenta” Por lo visto Shrila Prabhupada se olvida de los servicios tributarios y este ” cincuenta a cincuenta” tal vez se refiera a lo que quede después de pagar los impuestos y no al monto antes de pagarlos. Hay que dividir en dos después de pagar los impuestos y no antes.

¿Acaso debemos quedar satisfechos con nuestra dedicación a Krishna con sólo dedicarnos en mitad? En realidad Krishna es el mayor recaudador. Tú crees que podrás satisfacerlo al ofrecer a Dios un poco de leche, agua, alguna que otra hoja de verdura, eso o aquello. Entonces El te dirá: “¡El resto es también para Mí!” A veces lo aceptamos como una broma pero en realidad el sentido es muy profundo. Dios no puede estar satisfecho con decisiones paliativas de a mitad. Por supuesto la vida espiritual no es cuestión de dinero ni tampoco cuántos levas dedicarás en servicio a Dios. En muchos sitios tratan de igualar lo de hacer o ganar dinero con lo de dedicarse a servicio de Dios. Haciendo negocios o como quien dice Business con Dios. Cuando lo veáis, retirados de semejantes prácticas. Los templos no deben dedicarse a ganar dinero. Cuando un templo se ponga a enriquecerse enseguida acudirán los interesados en ganar dinero.

Por lo tanto, cuando un templo sea pobre – no sólo que no gana dinero sino que lo está despilfarrando – los que están luchando a favor de tal templo son personas de valor. No los atraen finanzas pero están listos a compartir los gastos.

¿Por qué razón los devotos dedicados van al sitio santo Jagannātha Purī? Van allí para ver cómo canta y danza Mahaprabhu. Era el primer año:

 

“Cuando estaban saliendo Dios pidió a los devotos dedicados: “Por favor, venid cada año para ver el festival de Ratha-yātrāo sea el periplo de Dios al templo de Guṇḍicā .” Gundica es la residencia de veraniego de Jagannath. “Conforme con la recomendación de Śrī Caitanya Mahāprabhu, todos los bhakti solían visitar cada año a Caitanya Mahāprabhu cada año. Ellos asistían al festival de Guṇḍicā festival en Jagannātha Purī y luego volvían a casa después de los cuatro meses. Estos encuentros se realizaron durante veinte años consecutivos y se intensificaron tanto que tanto el Dios como los bhakti no podían sentirse felices sin volver a encontrarse.”[2]

¡Veinte años! Esto significa que durante veinte años habían estado dedicados plenamente a servicio directo. Imaginad pues la intensidad de aquella práctica – volver a encontrarse cada año a lo largo de tanto tiempo. Nosotros también tratamos de reunirnos en práctica cada año por distintos motivos festivos y por lo tanto a veces nos resulta difícil organizarnos o hallar el tiempo necesario para ello.

Estos cuatro meses forman parte de la cultura india. También forman parte del clima en India puesto que se trata de los cuatro meses de la estación lluviosa cuando prácticamente no se puede hacer cualquier otra cosa – hace demasiado calor o llueve a cántaros. Se recomienda este período para práctica espiritual. Fijarse en algún sitio, dedicar la mayoría del tiempo a actividades espirituales y no a asuntos materiales. Y ellos lo realizaron en la práctica. Es la estación del año más apropiada para la vida retirada. Sin embargo, al tratar de acomodar las estaciones en India con las del resto del mundo, con la estación veraniega, en realidad el verano no es estación apropiada para acabar con las actividades ya que en ese período la gente es muy activa.

De modo que ellos estaban esperando el encuentro cada año.

 



[1] ” Chaitanya Charitamrita, Madhya-lila, 1.46-47

[2] ” Chaitanya Charitamrita, Madhya-lila, 1.48-50



Leave a Reply