Archives

Calendar

October 2022
M T W T F S S
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Sharanagati

Collected words from talks of Swami Tirtha




 (Conferencia matutina de Swami Tirtha, el 08.05.2017, Rila)

(continua la conferencia del pasado viernes)

La mente del padre bramin estaba repleto de afecto para su hijo Djada Bharata (Bharata Maharaj). Por esta razón siempre estaba al lado del chico. Puesto que Djada Bharata era inapto para el grihastha-ashram, cumplia con simples procesos de purificación del brahmacharia-ashram. A pesar de que Djada Bharata no quería seguir las instrucciones de su padre, el bramin seguia instruyéndolo como mantenerse limpio, como lavarse y banarse puesto qu consideraba que un hijo debe estar aconsejado por su padre. Djada Bharata se comportaba con su padre como un tonto no obstante los sabios y correctos consejos e instrucciones relativos al saber védico. Se comportaba de aquel modo para que el padre comprenda que su hijo era inapto  y  para que acabe de renunciar a aconsejarlo. Se comportaba haciéndolo todo al revés. Se le aconsejaba lavarse las manos después de hacer sus necesidades, se las lavaba antes de hacerlas. Por lo tanto el padre se obstinaba en darle consejos védicos durante la primavera y el verano. Se afanaba en hacerle aprender la Gayatri mantra, al igual que omkara y viahriti y no pudo lograrlo en cuatro meses. El padre de Djada Bharata consideraba a su hijo como su propio corazón y su propia alma y estaba muy apegado con su crio. Consideraba asimismo que resulta sabio seguir educando apropiadamente  a su hijo y ensimismado en sus esfuerzos trataba de ensenarle las prescripciones del brahmacharia – incluso el respeto de los votos védicos, las reglas de la limpieza y purificación, el aprendizaje de las Vedas, de los métodos , del servicio al maestro espiritual, los métodos de brindar sacrificios por fuego. Trataba y se aplicaba en que su hijo aprenda todo esto, pero  todos sus esfuerzos quedaban en vano. . Dentro de su corazón seguía esperando que con el tiempo su hijo llegaría a ser un sabio. Como tantos otros, este bramin estaba apegado a su casa, habiendo olvidado la muerte ineluctable. Por lo tanto, la Muerte no lo había olvidado. Vino a la hora prevista para llevarlo”[1]

La historia es a la vez chistosa y triste – un padre que trata de educar a un hijo sin cualidades. Un hijo que no desea aceptar instrucciones. En otros capítulos de la  „Bhagavatam” se dice que el maestro, el padre, el rey el guru o quienquiera  en posición superior  debe dar consejos e instrucciones, incluso si no encuentra actitud a recibirlos.  Creo que este padre bramin lo seguía haciéndolo.  Continuaba  tratando,  probando, esforzándose. Ya lo hemos comprendido, era un hambre razonable y sabio; se daba cuenta que su hijo no llegaría a lograr. A veces no lleagmos a lograr a pesar de nuestro intelecto, o tal vez por medio del intelecto. Por lo tanto, guiado por sus sentimientos, el padre no renunciaba. Pensando, usando el intelecto, ya sentís que habéis alcanzado el final, la limite y no podeis dar ni un solo pasa en adelante. Sin incluir la energía en reserva. La carga emocional podría superar las limitaciones.

Entonces la joven esposa del bramin, habiendo confiado sus dos gemelos – mozo y moza – a la esposa mas anciana, se ha ido a Patiloca, para morir de plena voluntad, al lado de su esposo..”[2] „Puesto que tu vas, yo voy también. No quiero quedarme aquí. Vendre contigo ” – a esto se le llama dedicación.

Despues de  la muerte del padre, los nueve medio-hermanos de  Djata Bharata  que lo consideraban como un imbécil sin sesos han terminado los esfuerzos del padre a darle a su hijo completa  formación. Los hermanos habían estudiado las tres Vedas – Rig Veda, Sama Veda y Yadjur Veda – las que alentaban las actividades fructíferas. Los nueve hermanos no estaban dedicados al devoto  servicio a Dios.    Por esta razón no eran capaces a comprender la posición elevada de Djada Bharata.  En realidad, la gente degradada no resulta mejor que el animal. La única diferencia es que los animales tienen cuatro patas mientras que aquel tipo de gente tiene dos piernas. Estos bipedos, que se parecen a humanos, decían que Djada Bharata era loco, estúpido y sordomudo. Se comportaban mal con el, mientras que Djada Bharata se comportaba con ellos como un insensato – sordo, ciego y desequlibrado. No se lamentaba, ni trataba de convencerlos del contrario. Si los otros le pedían que hiciera algo, actuaba en acuerdo con sus deseos. La comida que adquiria como limosna o cuando encontraba algún empleo – poco en cantidad, crudo e insípido – lo aceptaba y se alimentaba. Nunca comia algo para obtener gozo de los sentidos, puesto que se había librado de  conceptos humanos de sabroso o insípido. Estaba plenamente hundido en conciencia transcendente de servicio devoto y dedicado y permanecia inaccesible  a dolores  de entumecimiento. En realidad, su  cuerpo era fuerte y musculoso  como el de un torro. No le importaba la, invierno o verano, frio o calor, lluvia o nieve. Se quedaba tendido en el suelo  y nunca engrasaba su cuerpo  con oleos aromáticos, ni se banaba. Puesto que su cuerpo estaba socio, su resplandor espiritual y su sabiduría quedaban encubiertos, al igual que una piedra preciosa encubierta de basura.  Llevaba tan solo una sucia faja en los muslos y su sagrada soga negruzca. La gente que conocía su origen de familia de bramines le daba nombres ridículos de  Brahma-bandhu. Agraviado, ultrajado y menospreciado por gente materialista, seguía vagando.”[3]

(sigue continuacion)

[1] Shrimad Bhagavatam 5.9.4-6
[2] Shrimad Bhagavatam 5.9.7
[3] Shrimad Bhagavatam 5.9.8-10



Leave a Reply