Archives

Calendar

September 2021
M T W T F S S
« Aug    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Sharanagati

Collected words from talks of Swami Tirtha




leaving Vrindavana

“Todos los devotos bhakta se atareaban en la ceremonia de limpieza en el templo Gundica y danzaban frente a la carroza de  Ratha-yatra, como lo habían hecho en el pasado. A lo largo de cuatro meses se extendió la celebración de todas las festividades. Las esposas, al igual que  Malini, convidaban para el almuerzo a  Sri Chaitanya Mahaprabhu. Algunos devotos habían traído diferentes comidas típicas de Bengal que gustaban mucho a

Sri Chaitanya Mahaprabhu. Preparaban asimismo gramíneos y verduras en sus casas y las ofrendaban al Dios. A lo largo de los días Sri Chaitanya Mahaprabhu estaba ocupado en actividades diferentes con los devotos  pero por las noches Él lamentaba su profunda  separación de Krishna y solía romper en llantos. Los cuatro meses de la estación lluviosa pasaron para el Dios en variados pasatiempos y  después Él ha ordenado  que los devotos de  Bengal  vuelvan  a sus casas. Todos los devotos de Bengal invitaban regularmente a  Sri Chaitanya Mahaprabhu por el almuerzo y el Dios hablaba amable y bondadosamente  con ellos: “Todos habéis venido a verme a lo largo de los años,” decía el Dios, “Venir aquí y luego volver con toda seguridad os causaba molestias. Quisiera prohibiros hacerlo pero estoy gozando tanto  con su compañía y Mi deseo de asociarme con vosotros no para de ir creciendo. He ordenado a Sri Nityananda Prabhu que no se vaya de Bengal pero Él no obedeció a Mis órdenes y vino a verme. ¿Qué puedo decir? Por Su inmotivada merced hacia Mi persona, también vino aquí   Advaita Acharya. Su comportamiento afeccionado Me obliga endeudándome.  Me resulta imposible pagar debidamente  esta deuda. Todos mis devotos vienen aquí tan sólo por Mí. Vienen dejando casas y familias, caminando por caminos y senderos difíciles para venir aquí con la mayor velocidad. Mientras que no hay molestias ni fatigas para Mí, puesto que Me quedo aquí en Nilachala, Jagannatha Puri, sin moverme del todo. Es un favor que todos vosotros hacéis por Mí. Y yo soy un mendigo sin dinero. ¿Cómo puedo pagar mi deuda por el favor que Me habéis hecho? No puedo disponer que de Mi cuerpo y os lo entrego plenamente. Ahora, si os pareciera, podéis venderlo doquiera en acuerdo con vuestras preferencias. Es vuestra propiedad. “Habiendo oído estas palabras tan bondadosas de Sri Caitanya Mahaprabhu, los corazones de los devotos se ablandaron y ellos rompieron en llantos y sus lágrimas formaban raudales. El Dios se puso a abrazar a Sus devotos rompiendo a Su vez en llantos. Siendo incapaz de irse, todos  ellos se quedaron allí y así pasaron otros cinco a ocho días más… Advaita Prabhu y el Dios  Nityananda Prabhu  llegaron apenas  a pronunciar en los pies de loto del Dios las palabras: “El mundo entero con toda naturalidad Te queda obligado y endeudado por Tus  atributos transcendentes, Sin embargo Tú sigues  obligando a Tus devotos aún más con Tus bondadosas palabras. En estas circunstancias, ¿quién  pueda irse a doquiera?” Entonces  Sri Caitanya Mahaprabhu los ha apaciguado atentamente y se ha despedido de ellos. El Dios aconsejó especialmente a  Nityananda Prabhu, “Tú no debes venir aquí de nuevo y de nuevo. Ya podrás asociarte conmigo en Bengal.” Los devotos de  Sri Chaitanya Mahaprabhu se encaminaron llorando  a volver a sus parajes mientras que el Dios permaneció moroso en Su residencia. El Dios es capaz de  asociar a todos por medio de Su transcendente merced. ¿Quién puede pagar su deuda por la merced de Sri Chaitanya Mahaprabhu? Puesto que Sri Chaitanya Mahaprabhu es plenamente una independiente Persona Divina y siempre puede obligar a cada cual a bailar y danzar como a Él le dé la gana. Por esta razón, abandonando Su compañía, todos los devotos volvieron a sus casas en diferentes parajes del país. Al igual que una muñeca de madera que  se pone a danzar ben acuerdo con los deseos y órdenes del titiritero, cualquier cosa se realizará en acuerdo con  la voluntad del Dios. ¿Quién pudiera comprender las características de la Suprema Persona Divina?”[1]

Hasta aquí hemos leído de las relaciones más íntimas entre devotos y Dios. ¿Os hace recordar algo esta situación?

Manjari: Nos hace recordar cómo Gurudev viene aquí en vez de que nosotros vayamos a Él, cada vez asumiendo las dificultades y adversidades  del viaje.

Tirtha Maharaj: Es tu versión romántica pero debemos sujetarnos a la filosofía. Esta situación hace recordar a otra en la que Krishna quiere irse de Vrindavan. Es la historia de la separación  y  aquella también es  historia de separación. Aquí los devotos debían irse y

Mahaprabhu, como todos ellos por supuesto, se quedaron con sus rotos  corazones heridos. Allí, de  Vrindavan debía irse Krishna.  A su  modo  único Krishna quiere y no quiere irse. En algunos de Sus aspectos Él se va de Vrindavan. Sin embargo Su verdadero aspecto nunca se va de Vrindavan. A pesar de ello aparentemente Él se va y todos los gopis están listos a morir para impedírselo, para que no se vaya. Están listos a agarrarse de las riendas de los caballos, se enfrentan a la carroza: “¡Para, no te muevas!” Otros tratan de agarrarse a las ruedas de la carroza o a echarse debajo de las ruedas. Lo  de echarse debajo de las ruedas de la carroza,  sea la de Krishna o de  Jagannath, parece ser práctica ya consagrada. Naturalmente, si buscáis referencia en vuestros  English dictionaries,  ¿qué es lo que vais a hallar para esta palabra  – juggernaut, (sic. Jagannath)?  ¿Habéis probado ya?

Sarvabhauma: Pienso que los ingleses han inventado esta palabra. Queda conectada con esta práctica.  No sé lo que significa exactamente  el vocablo, pero seguro que no sea algo muy placentero.

Tirtha Maharaj: Sí. Significa extremo  fanatismo religioso. Claro que al mirarlo así desde afuera se parece a un suicidio. Pero como ya sabéis las grandes historias de amor vistas desde afuera aparentan un suicidio. ¿Romeo y Julieta? Por lo tanto nadie llamará esta historia “extremo fanatismo religioso”, se  la llamarán: “¡Oh,  es la más hermosa historia de amor de todos los tiempos!” Cuál es vuestra visión de lo que está ocurriendo – ésta es la cuestión.

 

(Sigue continuación)

[1] Chaitanya Charitamrita, Antya-lila, 12.61-85



Leave a Reply