Sharanagati

Collected words from talks of Swami Tirtha




Los verdaderos maestros son también buenos entrenadores. Digamos, si usted se integra a un equipo deportivo, será muy probable que no llegue a ser de golpe campeón mundial. Pero podría ocurrir. Tomemos como ejemplo los atletas que hacen carreras de gran velocidad de cien metros. Prácticamente ellos corren en estado de éxtasis. No se dan cuenta de lo que ocurre en aquellos diez o a veces nueve segundos. Ni saben si respiran o no. Alcanzan  un estado que los pone más allá de la conciencia corporal, ya que si no fuera así, no podrían lograr el resultado anhelado. Entonces, ¿qué objetivo se propone el guru como entrenador?

Quizás se proponga a ayudarle en la tentativa de liberación de la brutal conciencia corporal –  con el esfuerzo que se requiera y la aplicación. A pesar de saber bien que en la primera carrera los cien metros le costarán esfuerzos de casi media hora y este tiempo no es nada bueno, el entrenador no renuncia. Invierte energía en  usted y en su éxito. ¿Por qué lo hace? ¿Cuál es la fórmula  secreta? Es el amor divino. Ya que un verdadero maestro no se fija en el pasado que usted ha vivido, tampoco ve su presente, él se fija en el futuro. Invierte en usted y en su futuro y lo que prima es el futuro eterno que le pertenece. Por esta razón el servicio dedicado a un verdadero maestro es mayor que el servicio cualquiera que podríamos brindarle.

En fin de cuentas guru es una función divina. Por medio del aprendizaje podríamos acercarnos a las supremas leyes del universo y de la existencia. Puesto que el Dios Krishna es célebre con Sus lila y no con Sus leyes y reglas  y que lila  significa  un juego divino – más allá de las reglas  y  de las prescripciones, más allá aun de las leyes a alcance de nuestro entendimiento. Se trata de algo vivo que no  cabe en cánones, no se puede canonizar. Para permanecer parte de la vida real, nosotros debemos renunciar de algunos de nuestros conceptos  corporales: renunciar de lo que es correcto o erróneo según nuestro modo de ver. Alguien debe proponerse a hacer pedazos ideas y conceptos erróneos. Por supuesto ello no significa que guru sea una persona con mal genio, al contrario, guru es muy buena persona.

. Esta es pues la fórmula secreta, la esencia oculta del amor divino. Y debéis poder divisarla y sentirla  en los ojos de vuestro maestro espiritual. Incluso si él está  enojado y si está gritando contra vosotros, en sus ojos brilla la sonrisa. ¡Es algo difícil a disimular! Disimular la verdadera intención  del maestro –  que él quiere servir.

Por lo tanto, el verdadero maestro no es sólo buen entrenador, sino un buen actor también. Puede mostrar muecas y fisonomías inesperadas, jamás vistas. Este es el momento cuando la personalidad del guru  hace pedazos todas nuestras ideas preconcebidas del guru  en principio. Son instantes raros y son instantes de bendición – nos revelan cómo liberarnos de los conceptos ilusorios y falsos que podemos tener.

La fuerza de la  devota dedicación es ilimitada. Hay que atreverse una vez en la vida la dedicación total para comprenderlo. Ya sentiréis aparecer y crecer alas   en las espaldas. La fuerza de la devoción  va más allá de cualquier límite. ¿Por qué?  Porque está brotando de lo más profundo y sagrado rincón del corazón y porque además  se trata de dedicación a la divinidad. Dios es bondadoso. Si usted se consagra en dedicársele, El responderá con regalárselo todo. El lo dice en „Gita”:

“Protegeré lo que tenéis y os daré todo lo que necesitáis.” No es teoría, sino realidad. Aun si no os dedicáis, El  protegerá  lo que tenéis y os regalará lo que necesitáis. Y qué es lo que podemos decir del verso: “Ahora soy discípulo Tuyo, soy alma que Te dedico.” E efecto, es una posición  muy decorosa –  la de ser un servidor devoto y dedicado.



Leave a Reply