Category RSS

Calendar

December 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Sharanagati

Collected words from talks of Swami Tirtha




BAbhaiNarayan with a devotee

Pregunta de Yadunath: Lo mío es algo entre pregunta y pedido. Muy frecuentemente estamos practicando con la idea: “Estoy practicando.” Estoy cantando mantras, estoy limpiando el suelo, estoy puja. Soy muy bueno con los devotos bhakta.

Tirtha Maharaj: ¡O! Es algo peligrosísimo.

Yadunath: Y muy raras veces logramos a recordar que todo ello ocurre únicamente por bendición de Dios y de nuestro Gurudev. Por ejemplo, uno se enorgullece con haber realizado dos rondas cantando mantras, otro – con veinticinco.     Por lo tanto en ciertos momentos ni uno, ni tampoco otros logran a realizar sus rondas Y se dan cuenta entonces que no tendrán otra oportunidad que pedir y recibir la gracia misericordiosa de su Gurudev. Por esto el sentido de mi pregunta-pedido es la solicitud de bendición por si Usted pueda darnos Su bendición.

Tirtha Maharaj: Es cierto que la vida es larga pero transcurre velozmente. En el mismo tiempo la vida es muy corta pero cuesta largo tiempo llegar a sobrevivir en ella. A veces pensamos que estamos actuando. Sin embargo ello es egoísmo espiritual o más bien mental. Yo he aprendido que debo ser humilde y por esto yo soy humilde. Esta historia comienza y se termina conmigo. Esto no es suficiente. Debéis olvidar el propio Yo. ¿Y cómo será posible olvidase de sí mismo? No nos sirve siendo intelectuales de convencernos cultamente: “Tengo que olvidarme de mí mismo.” Por lo tanto cuando te pongas a amar a alguien estarás perdido inmediatamente.

Una vez llevábamos a Gurudev desde el aeropuerto de Viena hacia Nandafalva. Dos de nosotros lo hemos acogido en el aeropuerto y él nos dijo: “Ah, ¡¿tanta gente ha llegado?!” Sea como fuera hemos viajado durante casi dos días ya que hacía mucha niebla. Queríamos alojarnos en un ashram.

El dijo: “Vayamos por allí”. Yo repliqué: “Bueno, hay un menudo problema y es que la vaishnava, que es gerente del ashram, no está allí. Entonces él preguntó:” ¡¿Cómo!? Y agregó: Si Prabhupad nos dijera que deberíamos quedarnos en el ashram, nosotros nunca hubiéramos abandonado ese ashram, incluso a costa de nuestras propias vidas”

Traté entonces de salvar la situación: “Es cierto, pero él fue a Nandafalva para la celebración”, ya que se preparaba una celebración. festiva. El no dijo nada más. Se puso a comentar sobre el coche: “¡Qué coche tan estúpido! ¡Han opuesto la radio encima del radiador! ¡Qué sistema tan tonto! Si enchufes el calentamiento la radio se quemará.”

No es tan grave si tu Guru se pone a criticar tu coche, (además el coche no era mío); pero ¡si no le basta con criticar el coche y se pone a criticar el chófer! Ya sabéis que cuando estás conduciendo y tu Guru se pone a criticar tus capacidades de conductor, la situación se torna algo peligrosa. Y además él tiene su modo directo y abierto para expresar su insatisfacción: dándote golpes en la cabeza. Imaginadlo: estáis conduciendo y de repente recibís unos golpes – trataréis pues de poner más atención. ¡Y aquello siguió así durante dos días!

Yamuna: Ahora entiendo porqué solo dos fueron a acogerlo.

Tirtha Maharaj: Depués de golpearte en la cabeza, durante otra media hora ni siquiera dice esta boca es mía – y ello es todavía más agobiante que si te diera patadas o una buena paliza ya que debes echar las cuentas y tienes que detectar tu error. Creo que ya conocéis este sentimiento. Después se pone a plantear preguntas: “¿Habéis cumplido con tal u otro servicio específico?” Respondemos: “Bueno…todavía no…” Luego comparte impresiones del periplo – cómo alguien había criticado a un devoto bhakta y dice: “Esta sí que es una mala práctica”, etc. Por lo tanto, como ya sabéis, estar viajando con Gurudev siempre se una aventura. En los últimos kilómetros del trayecto él comenzó a interesarse de los devotos bhakta: “¿Qué tal el fulano éste o que está haciendo la fulana aquélla?”

Teníamos un hermano nuestro muy devoto e inspirado, siempre ocupado en algo, siempre corriendo por arriba y por abajo, siempre obrando – ¡un gran ejemplo! Debíamos decir: “Gurudev, ¡este bhakta está haciendo cosas increíbles m! ¡Es tan grande, es magnífico!”

Tras dos días de didáctica de golpe se le cambió la cara. Fue como si se hubiera levantado de si sitio, de repente como si creció, se le iluminó la faz y dijo: “Así es la vida – glorificar a los bhaktas”

Entonces nos dimos cuenta de su plena satisfacción. Y es verdad – así es la vida, glorificación de los devotos dedicados. En efecto, no recuerdo porqué me puse a relatar esta historia pero creo que ella da ciertas respuestas.



Leave a Reply